Nueva generación de Emprendedores

Tipos de Benchmarking y beneficios de su aplicación.

La técnica Benchmarking es una herramienta esencial para todas las empresas ya que permite que esta realice un análisis interno de las actividades, productos y/o servicios que lleva a cabo, junto con un análisis externo de las empresas que suponen su competencia, teniendo todo ello el objetivo de imitar o emular el modo en que las otras organizaciones realizan dichas actividades, productos y/o servicios.

 

benchmarking.jpg

 

Vía: sbqconsultores.es

 

Pero no debemos centrarnos únicamente en esta visión, sino que también son relevantes otros tipos dentro del Benchmarking como el estudio interno de las técnicas empleadas por distintos departamentos de la empresa o el estudio de las técnicas empleadas por otras empresas que destacan en algún campo por su excelencia.

Por esta razón en este post vamos a identificar algunos de estos tipos, así como indicar los resultados o beneficios que esta herramienta puede aportar a la organización.

La técnica Benchmarking no se centra solo en la competencia.

Existen distintos tipos de benchmarking, como el interno, el competitivo o el genérico, que tienen distintos objetivos y permiten que se pueda elegir el que mejor se adapte a las necesidades  o situación de la empresa.

Cuando hablamos de la técnica Benchmarking se suele tener el concepto general de que se trata del estudio de las técnicas empleadas por la competencia que les han supuesto una ventaja competitiva, para adaptarlas posteriormente a la empresa y así equipararse a la primera y, hasta incluso, sacarle ventaja. Pero con este concepto limitamos mucho la importancia y, sobre todo, la aplicación y utilidad que podemos darle a esta técnica. Y es que no debemos olvidar que no solo es beneficioso estudiar a la competencia, sino que también puede aportarnos grandes ventajas realizar un estudio interno y también de otras empresas que, sin ser del sector o mercado de la organización que realiza el estudio, destacan en algún campo por su calidad, buen hacer o excelencia.

Es posible distinguir varios tipos de técnica de Benchmarking que se adaptan a las necesidades de las empresas, siendo algunos de ellos los siguientes:

  • Benchmarking Competitivo: es el más conocido y también el más difícil de realizar debido a que, en muchos casos, los datos necesarios para realizar el estudio pueden suponer la base de la ventaja competitiva de la empresa o hasta incluso estar patentados. Su objetivo es la identificación de la información específica referente a los productos, servicios, procesos o resultados comerciales de la competencia y compararlos con los de la propia empresa. Se puede ampliar la información sobre este tipo en el post publicado anteriormente en este blog: Benchmarking: una técnica esencial.
  • Benchmarking Interno: este tipo aporta grandes ventajas a la empresa como un mayor conocimiento interno, fluidez de la comunicación, etc. Se centra, por decirlo de una forma simple y general, en el estudio de las técnicas empleadas por los distintos departamentos o divisiones de la empresa que realizan actividades similares pero con resultados diversos. Pongamos un ejemplo muy básico: si una empresa dispone de varios departamentos como el de ventas, el de contabilidad, el de producción, etc., y uno de ellos realiza una técnica de selección de personal que destaca por su eficacia, rápidez, etc., mientras que el resto no, la empresa puede estudiar la forma en que realiza dicha división esta selección de personal para aplicar este conocimiento a toda la organización, mejorando y siendo más eficaces. Este tipo es más sencillo de aplicar debido a que no existen problemas de confidencialidad y permite, como ya dijimos anteriormente, que se lleve a cabo una fluida comunicación entre los empleados de la empresa, sin importar los departamentos o divisiones en los que se encuentren.
  • Benchmarking Funcional o Genérico: este tipo tiene como objetivo identificar las mejores prácticas de cualquier tipo de empresa que haya ganado la fama de excelencia en el área en la que va a realizarse la técnica benchmarking. Es muy productivo ya que fomenta el interés por la investigación y por los datos compartidos y no existe un problema de confidencialidad al no tratarse de la competencia directa por ser empresas ubicadas en sectores muy diferentes.

Beneficios de aplicar la técnica Benchmarking:

Aunque cada empresa es un mundo, de forma general, y para finalizar, se puede destacar algunos de los  resultados y ventajas que la empresa puede observar al emplear la técnica Benchmarking:

  • Mejora los procesos o actividades que realiza la empresa.
  • Influenciado por lo anterior, permite la mejora de la calidad de los productos y/o servicios que ofrece la empresa a sus clientes.
  • Potencia la innovación gracias a la búsqueda de nuevas técnicas y al estudio de las técnicas existentes y empleadas tanto por la competencia, como a nivel interno o por otras empresas del mercado que han destacado por su excelencia.
  • Consigue mejorar la eficacia en la realización de numerosas actividades y operaciones en la organización.
  • Permite vencer la resistencia al cambio.
  • Mejora de forma destacable el nivel de servicio al cliente ofrecido por la organización.
  • Supone una ventaja competitiva.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Loading...
Menu Title