Nueva generación de Emprendedores

Consejos para estimular la creatividad

Para esos momentos donde el espíritu emprendedor parece bloquearse estos consejos son la clave.

crea

Vía: valenciaplaza.com

Ser creativo es una obligación y un lastre para muchos emprendedores. No todos han nacido con ese espíritu revolucionario caza ideas que parece ser hace triunfar, pero desde luego puede trabajarse y estimularse para que la persona que crea que su cabeza es la menos original del mundo se abra y consiga ofrecer los resultados más inesperados.

¿Cómo estimular la creatividad? Según los científicos, es el lado derecho de nuestro cerebro el que controla la creatividad. Por otra parte, su lado izquierdo es el racional, el de la toma de decisiones, el que está relacionado con la inteligencia y con el cálculo. Por ello, si queremos despertar la creatividad de nuestra mente debemos abrirnos a pensar de forma diferente y dejar de lado nuestra parte más empresarial. ¿Cómo se hace?

– Levántate de la mesa y pasea. A ser posible, por la calle. Sé de los que salen a mediodía a hacer ejercicio y el lado derecho de tu cerebro recibirá un estímulo directo. Pero si no puedes, ¡recorre la oficina mientras meditas!

– No te dediques solo a pensar. Hazte con una libreta en la que vuelques todo lo que tu cabeza puede darte, sobre todo si es a través de diagramas, dibujos, ¡lo que quieras con tal de que sea visual! Apunta en ella todo lo que se te vaya ocurriendo, aunque sean ideas muy primarias.

– Lleva siempre contigo algo en lo que apuntar lo que se te ocurre. Está demostrado que las mejores ideas siempre se nos ocurren o en la ducha o haciendo deporte, así que si tienes una revelación, no dejes de apuntarla, estés donde estés.

– Usa el transporte público para ir al trabajo. Eso te dará tiempo extra en el que estás despierto para pensar en tu día, en lo que quieres hacer y para darle otra vuelta a esa idea que te enamora y que no termina de cuajar. – ¿Tienes una idea que te ronda la cabeza pero no te convence del todo?

– Necesitas una pizarra grande. Describe tu idea mediante un diagrama y analízala paso a paso, apuntando cada detalle. Después, dale la vuelta. Cambia cosas, desmonta el mecanismo, busca soluciones distintas, pero siempre en tu pizarra.

– Piensa en voz alta. Te recomendamos que te grabes a ti mismo mientras divagas sobre algo que te ronda la cabeza y que te dejes llevar. A ser posible, tumbado, ¿tienes alfombra en la oficina?

– Siéntate con tu equipo y plantéales problemas. Apuntad soluciones, debatidlas, buscad resquicios de error o de posible fracaso, cread una salida entre todos. Aprended a escuchar, a hablar solo cuando haya algo que aportar y a nutriros de las ideas del resto.

– Busca a alguien que no tenga nada que ver con tu sector y cuéntale con detalle la idea sobre la que estás trabajando. Apunta sus impresiones, sean cuales sean y pídele que te describa qué fallos le ve y qué aciertos. Reflexiona después sobre su visión, te sorprenderá la luz que puede arrojar sobre un pequeño proyecto alguien que no tiene nada que ver en él.

– Durante nuestro tiempo libre también podemos aprovechar para estimular nuestra mente mediante libros y películas que nos enseñen cómo pensar de forma diferente. Un buen ejemplo de una película en la que la creatividad y la originalidad son el plato obligatorio de cada día es ‘September Issue’, el documental que retrata cómo la edición norteamericana de Vogue prepara su número más importante, el de Septiembre, bajo la atenta mirada de Anna Wintour y la siempre original Grace Coddington.

Estar siempre con los ojos abiertos, buscando inspiración, es imprescindible para que la búsqueda de la creatividad tenga sus frutos. Nos tiene que encontrar trabajando, cuestionando cada una de nuestras ideas, porque de otra manera es imposible.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Loading...
Menu Title